GuidePedia

0

Uno de los males del verano es tratar sin querer mal a la piel, ya que podemos exponernos de más ante el sol, creando quemaduras leves que pueden llegar a ser muy dolorosas. Cuando la piel se irrita es normal que siempre presente escozor así como eritemas, enrojecimiento y hasta sensación de que la zona de la piel arde.

Es totalmente normal y siempre podrás remediarlo, no exponiéndote en las horas de más calor, así como tomando el sol con descansos, poniéndote al menos 30 minutos debajo de la sombrilla, por cada 2 horas de exposición solar. Siempre es recomendable que te pongas, además protección de factor 35-40 para evitar estos desastres cutáneos.

Si has salido y no esperabas quemarte, entonces, no te angusties, ya que hay cremas para después del sol que pueden llegar a ayudarte, calmando la sensación de ardor de la piel que sientes cuando te has puesto de manera desordenada al mismo. ¿Te imaginas poder curarlo en menos de 48 horas?


Publicar un comentario en la entrada

 
Top