GuidePedia

0

Con el invierno nuestra piel sufre más de lo normal y los labios no son una excepción. Se cortan, escuecen, se cae la piel y resulta doloroso e incómodo. Para evitar que esto ocurra, debemos prestar especial atención a su hidratación y tratar de no untarlos con saliva demasiado, ya que esto hace que quitemos los aceites naturales que los protegen.

Si ya es demasiado tarde, puedes optar por untar con una bolita de algodón y aceite de oliva, un par de veces al día. También puedes crear tu propia crema hidratante derritiendo un poco de cera virgen de abeja y aceite de almendras, dejas que solidifique y te la aplicas antes de dormir y cuando te levantes. El bálsamo con mentol te ayuda a que estén frescos e hidratados, aunque si hay heridas abiertas puede resultar molesto.

El aloe vera te ayudara a que la piel se restaure mucho antes y cicatricen las heridas, así como mejorar la hidratación. Recuerda beber mucha agua ya que hidratarte por dentro tiene resultados por fuera. Cuando salgas a la calle, usa labiales con filtro solar de protección 15 o superior y en casa puede pasarte rodajas de pepino por los labios, o triturarlo y aplicarte una mascarilla en ellos.


Publicar un comentario en la entrada

 
Top