GuidePedia

0

El problema de la pérdida de pelo es uno de los mayores complejos estéticos que sufren hoy en día mujeres y, sobre todo, hombres -ya que la calvicie afecta en mucho mayor grado al sexo masculino debido a causas hereditarias, con origen androgenético-.

Frente a la tendencia a llevar la calvicie con orgullo, una opción muy respetable y además de moda, sobre todo si va acompañada de una barba tupida, existe también una cada vez mayor preocupación por frenar la caída del cabello y, en caso de que eso fracase o se llegue tarde, recurrir al implante capilar como solución de lo que hasta hace pocos años se veía como un problema antiestético irremediable.

Afortunadamente, la mayor atención por la salud del cabello ha ido acompañada por una mejora de esta área estética en dos vías: los avances tecnológicos y médicos en torno al trasplante de pelo y la mayor preparación de los profesionales que se encargan de llevar a cabo estos tratamientos.

Sin embargo, como siempre, han surgido también numerosos supuestos profesionales, expertos que presumen de realizar estas técnicas y garantizan los mejores resultados pero que no cumplen las medidas exigidas por los organismos médicos reguladores.

Por eso, a la hora de plantearse someterse a un trasplante de pelo probablemente el paso más importante sea la elección de la clínica en la que se va a realizar el tratamiento y, por ende, del profesional que se va a hacer cargo del mismo. Debido a la gran cantidad de clínicas que existen, es normal que el paciente se sienta confundido. Por ello, es recomendable no precipitarse y seguir una serie de consejos para que el trasplante de pelo termine con resultados lo más positivos posibles:

  • Asegúrese de que se trata de una clínica de medicina estética: se pueden consultar los títulos que acreditan al centro y al equipo médico o consultar el listado de centros que forman parte de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).
  • Asegúrese de que el cirujano que va a coordinar el tratamiento es un médico colegiado, especializado en medicina estética, con formación específica en tratamientos quirúrgicos de los problemas capilares y reconocido por organismos oficiales. 
  • Infórmese sobre el tema del injerto capilar, consulte foros, pida opiniones, lea sobre las diferentes soluciones… Todo el proceso de búsqueda le hará acudir más confiado al centro, tener una idea previa de las expectativas reales del tratamiento y plantearle posibles dudas al especialista.
  • Solicite cita previa en varios centros para que le informen de los posibles tratamientos aplicables a su problema, así como de los presupuestos. Esa primera consulta no le compromete a llevar a cabo el trasplante allí si no le convence.
  • Desconfíe de tratamientos que prometen resultados espectaculares: la tecnología ha avanzado mucho en los últimos años pero los milagros aún no existen.
  • Desconfíe también de tratamientos a precios sospechosamente bajos -por eso es aconsejable conocer los precios de otros centros-. El injerto capilar es una técnica novedosa que exige una tecnología cara, unas instalaciones adecuadas y la especialización del doctor que la practica. Los tratamientos médicos de calidad no se rebajan.
  • Pídale a su cirujano información concreta sobre la técnica que va a seguir, la duración de la cirugía, las eventuales complicaciones, los posibles efectos secundarios y el periodo de recuperación. 
  • No sólo los títulos importan a la hora de elegir un cirujano. Se trata de un profesional en cuyas manos, y las de su equipo, va a delegar su aspecto pero, sobre todo, su salud, así que la confianza que le pueda transmitir es clave.

La cirugía capilar se oficializa


Debido a que, a pesar de seguir todos esos consejos, la elección de una clínica especializada en medicina capilar no es sencilla y a que los “centros estéticos” no reconocidos siguen operando, la regulación en este sector de la medicina estética ha dado un paso más. La universidad pública Rey Juan Carlos ha creado el título de ‘Experto en microinjerto capilar. Técnica FUE y FUUS’, enmarcado en las actividades de formación del ámbito de la cirugía y la medicina estética.

Entre los objetivos de este título universitario están el de preparar al médico de cara a las intervenciones de microimplante capilar y formarle en las dos principales técnicas de este campo y en sus actualizaciones. Se trata de un curso de carácter práctico al que podrán acceder un máximo de ocho alumnos que realizarán las prácticas preclínicas en la sala de disección con cadáveres y, posteriormente, completarán su formación con un periodo de prácticas clínicas con pacientes reales en alguno de los centros médicos que tengan convenio con la Universidad.

Esta titulación, la primera de este nivel de Europa y una de las más completas en el mundo, está dirigida por el profesor Rafael Linares García-Valdecasas, junto a los doctores Pablo Naranjo García y Juan Ruiz Alconero como coordinadores.

El curso de Experto en microinjerto capilar toca temas como la anatomía y fisiología de la piel, las fases del desarrollo del pelo y los factores endocrinos que intervienen en su desarrollo. Después, los alumnos profundizarán en las principales patologías del cuero cabelludo y del pelo y en los tratamientos médico-cosméticos más efectivos para tratar la alopecia.

Los alumnos se formarán en los principales métodos tecnológicos para el diagnóstico capilar, como la espectrometría, la ecografía y la tricometría, y conocerán la tecnología que actualmente se aplica a los tratamientos capilares, como los leds, la radiofrecuencia subdérmica, el Jetpiel y varios instrumentos quirúrgicos.

Los médicos que se especialicen en esta materia estudiarán también tratamientos como la mesoterapia y la carboxiterapia capilar; el diagnóstico y planificación de los implantes capilares, el funcionamiento del microinjerto y el funcionamiento de las dos técnicas de implantología capilar más eficaces en la actualidad: FUE y FUSS.

Existen cursos de formación en los que aprendes realmente a utilizar estas dos técnicas, para hacer de ésta tu profesión.  La fecha de preinscripción a esta titulación universitaria finaliza el 29 de mayo. El curso, que se enmarca dentro de los títulos propios y de formación continua de la URJC, tiene una duración de cinco meses y se impartirá entre septiembre de 2015 y enero de 2016.

¿Cuáles son las principales diferencias entre ambas técnicas?
  • Técnica FUE (Folicular Unit Extraction): Se trata de un método que consiste en la extracción de las unidades foliculares de forma individual mediante el sacabocados microscópico. Se trata de una técnica muy poco invasiva, sin cortes, suturas ni cicatrices visibles que permite extraer alrededor de 2.000 unidades foliculares en unas 12 o 14 horas -suele hacerse en dos sesiones consecutivas-. Al ser tan poco agresiva, el paciente puede volver al ritmo de vida habitual bastante pronto. Frente a todas estas ventajas presenta dos inconvenientes con respecto a la cirugía capilar FUUS: su precio es más elevado y se consiguen menos unidades foliculares por tratamiento.
  • Técnica FUUS (Folicular Unit Strip Surgery): Al contrario de la anterior, aquí la extracción de las unidades foliculares se hace con tiras; con un bisturí se realiza un corte longitudinal y, posteriormente, se extrae el cuero cabelludo. Con esta técnica, que además de ser más corta -alrededor de seis horas en el quirófano- y más económica que la FUE, se consiguen hasta un total de 4.000 unidades foliculares, aunque esta cifra depende de la zona donante, estando la media en 3.000 UFs. 

Una de sus desventajas respecto al otro tipo de cirugía es que la FUSS deja una pequeña cicatriz en la parte posterior, aunque al poco tiempo es casi imperceptible ya que se realiza con la sutura tricofítica, que permite que el pelo crezca a través de la cicatriz. Además de que el proceso de cicatrización, el otro inconveniente es que exige un periodo de recuperación de dos semanas durante el cual no es aconsejable, por ejemplo, practicar deporte.


Fuente: Capilae

Publicar un comentario

 
Top