GuidePedia

0

Cualquier simple molestia en la garganta puede suponer una incomodidad difícil de soportar, desde afonía, ronquera, faringitis hasta dolor al tragar. Sin duda, nos sentimos mucho mejor cuando nos aliviamos los dolores de garganta y como aún estamos en invierno, es mejor tener a mano los mejores remedios caseros para aliviar esos molestos síntomas nada más aparecer y antes de que puedan empeorar.

Si tienes tendencia a padecer de faringitis, no puede faltar en tu despensa las infusiones de tomillo. Aunque te recomendamos que la prepares de forma casera con un poco de tomillo seco, el zumo de medio limón, un poco de cebada y agua. Simplemente calentamos el agua en un cazo y añadimos el tomillo, dejamos reposar durante 10 minutos y añadimos el zumo de limón y un poco de cebada. Debemos tomarla antes de ir a dormir y a pequeños sorbos.

La cebolla es otra gran aliada para aliviar los problemas de garganta y sobre todo para la afonía. Tan solo necesitamos una cebolla morada y medio limón. La picamos muy fina y la dejamos en un bol donde añadiremos el zumo de medio limón, mezclamos bien y debemos dejar reposar toda la noche. Al día siguiente y en ayuna nos tomaremos el líquido que habremos colado, su sabor no es agradable pero sus resultados son inmediatos.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top