GuidePedia

0


Uno de los mayores problemas cuando llega la primavera es el asma. Puede comenzar de manera alérgica o también como algo provocado por los altos calores o cambios de temperatura. La obstrucción así como la dificultad para respirar, suelen ser uno de sus primeros síntomas, aunque también hay otros como los sonidos llamados como sibilancias.

Para controlar el asma es necesario que te sometas a una prueba de alergia y así saber si tu problema son las gramíneas, animales domésticos o ciertos tipos de plantas, que podrían estar perjudicándote.
Tras esto, deberías buscar para pasear lugares que estén cerca del mar, y siempre evitar los montes o parques donde haya muchos árboles.

Especialmente aquellos que colaboran con el proceso de polinización. No te olvides consultar con tu médico de cabecera lo que te está preocupando para así buscarle un remedio, con una medicación en forma de inhalador. ¡Verás cómo mejoras!


Publicar un comentario

 
Top