GuidePedia

0

Las mascotas nos hacen compañía, nos aportan sentimientos de responsabilidad y nos dan todo su amor de forma incondicional. Pero también pueden transmitirnos enfermedades que debemos tener en cuenta, aprendiendo a reconocerlas y sobre todo a evitarlas o tratarlas cuando se ha producido un contagio.

La más conocida es la toxoplasmosis, que afecta a los propietarios de gatos y se trata de un parasito que se encuentra en otros animales, por tanto si el gato caza es probable que lo contraiga, pero los gatos que no salen de casa ni comen carne cruda es muy difícil que se contagien. El parasito se contagia a través de las heces del animal, por lo que el cuidado reside a la hora de cambiar la caja de arena.

Los gusanos redondos son habituales en los cachorros y por eso es importante que desparasitemos a nuestro cachorro cuando sea conveniente para evitar el contagio. Aunque no lo parezca, nuestra mascota también puede contagiarnos la salmonelosis y es que ellos también pueden contagiarse si consumen alimentos contaminados, por lo que es recomendable lavarse las manos antes de comer, sobre todo si has tocado a tu mascota o la de otros.


Publicar un comentario

 
Top