GuidePedia

0

Los dolores musculares pueden sobrevenir por diferentes causas, ya sea por hacer ejercicio, por enfermedad o por sensibilidad a los cambios de tiempo y malas posturas. La mejor manera de solventar estas molestias no siempre es recurrir a la medicación, lo cual no es muy recomendable porque el cuerpo termina por acostumbrarse y los medicamentos dejan de hacer efecto a la larga.

Tomarse una limonada echa con un poco de zumo de limón, una cucharada de azúcar y un poco de bicarbonato sódico en medio litro de agua, ayuda a que los músculos alivien la carga y el dolor que eso provoca. El zumo de naranja con piña también reduce el dolor de forma considerable, sobre todo si es debido al ejercicio.

Tomarse un baño de tomillo es ideal para relajar los músculos y aliviar dolores, simplemente debes hacer una infusión de tomillo y añadirla a un litro de agua, después la añades a la bañera y te relajas. Puedes terminar el baño relajante con unos chorros de agua fría para desinflamar los músculos y aliviar dolores.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top