GuidePedia

0

Entre las diversas terapias alternativas que existen, encontramos algunas que resultan muy interesantes como es el caso de la aromaterapia. Esta se centra en cómo nos afectan los diversos olores, dependiendo de nuestro estado anímico y de nuestra personalidad. Dichos olores pueden ser percibidos mediante el olfato o bien, podemos beneficiarnos de sus propiedades a través de nuestra piel.

Si bien es cierto que nunca debemos dejar de lado la medicina tradicional, estas terapias pueden resultar útiles como complemento a un tratamiento médico. En la aromaterapia se usan los aceites esenciales que se extraen de las plantas medicinales a través de un proceso de maceración. Y como ya es de suponer, cada planta posee un aroma distinto que provoca diferentes efectos en cada individuo.

Por ejemplo, la lavanda aplicada en masajes o inhalaciones es capaz de relajar el cuerpo en la gran mayoría de personas que lo prueban. O bien la menta, que tiene la capacidad de aliviar dolores de cabeza o el romero, que quita los dolores musculares. Las técnicas de aromaterapia se centran básicamente en usar los aceites esenciales para baños relajantes o estimulantes y para dar masajes. También pueden usarse vaporizadores para mantener el aroma en una habitación concreta.

Publicar un comentario

 
Top