GuidePedia

0

Apio, verdura antiestrés, mejor que el cigarrillo electrónico, más barato y ninguna contraindicación. Masticar apio crudo relaja la mandíbula, previniendo los dolores de cabeza por tensión, uno de los efectos más conocidos del estrés. Córtalo en palitos y tenlo a mano. Te ayudará a dejar de fumar. A diario, licuado o en infusión, para combatir el dolor articular y la retención de líquidos. Una semana comiendo apio y eliminarás muchos tóxicos.

El apio es una hortaliza típica de regiones mediterráneas, de la familia de las Umbelíferas, o Apiáceas.

Los romanos y griegos lo utilizaban como aromática, Hipócrates desveló su uso como potente diurético. Desde entonces se ha avanzado mucho en el conocimiento y uso de sus grandes propiedades medicinales y dietéticas.

El apio es una hortaliza sana y refrescante: un 75% de agua y alto contenido en potasio. Ambas características, lo convierten en perfecto aliado en caso de edemas y retención de líquidos.

La mayoría de las propiedades dietéticas que se atribuyen al apio, se deben a su aceite esencial, que posee compuestos como apiol, limoneno, psoralenos y apiina. Éste último, en las hojas, es responsable de su inconfundible olor.

  • Destacamos su función depurativa. El aceite esencial ejerce un efecto dilatador sobre los vasos renales favoreciendo la eliminación de agua y sustancias tóxicas por la orina. Este efecto dilatador, mantiene la tensión arterial en niveles normales y también lo convierte en un alimento natural capaz de reforzar la potencia sexual. Se dice que el apio es la planta más “excitante” del planeta, porque contiene la cantidad ideal de vitamina E, magnesio, niacina, potasio y zinc, todas ellas necesarias para disfrutar de unas relaciones sexuales óptimas.
  • Estimula la actividad de las glándulas suprarrenales, depura el hígado y la vesícula biliar, por lo que ayuda en caso de hepatitis e ictericia, pero también en afecciones pulmonares como asma y bronquitis.
  • Mejora la circulación y disminuye el colesterol. Combate el ácido úrico, por lo que se recomienda a personas con problemas de artritis, gota y fibromialgia.
  • Contribuye a facilitar la digestión, abre el apetito, combate el estreñimiento y disminuye la formación de gases intestinales. Alimento muy útil para tratar gastritis y padecimientos hepáticos.
  • Combina muy bien con la cebolla, en ensalada y cocinado. Ambos alimentos ejercen una acción alcalinizante y favorecen la eliminación de residuos ácidos del metabolismo.


Como en todas las verduras y frutas, el aporte de vitaminas y minerales aumenta si es ecológico y lo aprovechas más si lo comes crudo. Cuanto más verde, más vitamina C. Para más información: Secretos curativos naturales.


¿Qué aprovechamos del apio en la cocina? TODO, desde la penca a las hojas. En crudo, licuado al comienzo del día, rallado para ensaladas, o en tiras como sustituto de pan para combinar con salsas y quesos untuosos. O bien cocinado, en sopas, guisos o como condimento. Procura echarlo al final, para que dé un toque crujiente.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top